Orgullo y lamento de la EF

Hace días llegó este texto a mi poder a través de mi cuenta de correo. Está circulando por la red y he cogido el enlace de uno de los que considero mejores blogs del área; espero que no moleste al autor. Se trata, como se puede ver de un escrito en el que se manifiesta la preocupación por la pérdida de la especialidad de EF en la formación inicial del profesorado. Nada que decir sobre esto…..o sí, quizás si hubiera algo que decir. Pero quiero pararme antes en otra cuestión que apunta este escrito.

No comparto en absoluto ese sentimiento épico de ser docente de EF, por el simple hecho de dedicarme a impartir docencia en lo que concierne al cuerpo y al movimiento. Creo que hay que tener cuidado con este tipo de manifestación que incita a identificar esta especialidad docente con la posesión de cierto status de heroicidad gratuita. Hay que tener cuidado porque estas afirmaciones tienen varios efectos no deseados:

El primero es que sitúan a un colectivo docente específico (los y las docentes de EF) en un campo privado al cual, al parecer ningún otro ser humano puede acceder, a no ser que imparta la materia de EF. Como nadie puede acceder a ese estado que se define en la carta de varias maneras, pero que a fin de cuentas es un estado especial caracterizado por una emotividad excluyente, nadie que no sea de este colectivo puede entender que supone dar clase de EF

El segundo efecto que se obtiene es el de que este es el camino sembrado para ir de cabeza al pozo del victimismo, que es la tendencia a sentirse víctima de una causa. En este caso, hay dos causas, según puede leerse en el escrito de referencia:

Una causa es la pérdida de la especialidad de EF en los estudios de magisterio; de esta causa se podrá opinar, hablar y habrá quién lo haga. La otra causa no es argumentativa, no obedece a ningún incumplimiento de normativa ni a nada objetivable. Simplemente es que es muy duro dar clase de EF, que no se reconoce al colectivo de docentes todos los méritos de los que son acreedores.

Por ese camino no vamos a ningún lado. Ese colectivo docente de profesionales de la EF lleva demasiado tiempo apoyándose en diversas injusticias, incomprensiones de la sociedad y daños infligidos a la profesión para hacerse ver y valer. Este colectivo ha dado, y está dando pocas razones, pocos argumentos para sostener la importancia de la actividad física en la sociedad. Habiendo sobrados motivos para vindicar los derechos de la ciudadanía a la actividad física, este colectivo de docentes de EF se ha especializado a mirarse el ombligo y pedir que se le reconozcan, no solo mejores condiciones profesionales o laborales, sino la condición de “colectivo incomprendido”, de “héroe de la educación” y otros títulos que a nadie parecen importar.

Es cierto que hubo un tiempo en que este sector de actividad tuvo que hacerse un hueco en todos los niveles de la sociedad. Era necesario hacer patente la necesidad de profesionales de la actividad física convenientemente preparados que se formaban en los INEF. Era necesario que el sistema educativo incluyera la actividad física entre sus enseñanzas obligatorias primero para completarlo y además para hacerlo de mayor calidad y por último era necesario organizarse para que todas estas necesidades fueran entendidas por quienes las podían traducir en decisiones y así nacieron los Colegios Oficiales de Profesionales de la Actividad Física y las Asociaciones de Docentes de Educación Física.

La incomprensión encontrada en una sociedad que daba la espalda a la actividad física fue mayor de la esperada y es entendible que en aquellos tiempos se aludiera a la diferencia que existía entre los demás cuerpos docentes y el trato que recibía el colectivo de docentes de EF. Pero eso ya pasó.

Lo que le ha ocurrido a este colectivo profesional es que se ha acomodado en la queja y tal parece que las generaciones de titulados y tituladas posteriores al reconocimiento social de la tarea docente, tienen que seguir pidiendo las cosas de forma plañidera por que esta sea la única manera de lograr mejoras.

No es cierto que dar clase de EF sea más duro que dar cualquier otra materia. ¿Qué se pasa frío? Otros pasan calor, tienen alergia al polvo de tiza o les molesta la luz de fluorescente. Ese no es el camino de pedir las cosas. No se pueden pedir ni reclamar mejoras instalándose en la queja. Este colectivo tiene, necesita abandonar la queja y razonar sus demandas.

¿Causas y motivos para enfocar la tarea que hay por delante? Las hay. Este colectivo debe, por exigencia profesional, sacarlas a la luz. Sucintamente, son todos los asuntos que tienen que ver con la actividad física y la salud, la formación inicial y continua de los y las profesionales del sector.

¿Modo de hacerlo?. Como lo hace mucha gente desde las universidades, desde los COPLEFs, Asociaciones profesionales: Investigando, formándose, colaborando con instituciones, en definitiva, teniendo algo que aportar que no sea el lamento, forjándose el reconocimiento con acciones sustantivas que contribuyan a que la actividad física sea y se ejerza como un derecho de las personas.

Somos muchas personas de este colectivo interesadas en avanzar, en conseguir que las personas lleven estilos de vida más activos, que este colectivo sea protagonista necesario de la mejora de la calidad de vida de la población. Trabajar es la palabra, no quejarse.

7 thoughts on “Orgullo y lamento de la EF

  1. Te felicito por el post nada más que por dar una visión diferente, de la que podemos estar de acuerdo o no, en parte o en la mayoría. En la esencia estoy contigo, aunque creo que hay un detalle del que me gustaría sacar punta, y es la cita constante de la actividad física olvidándonos de la EDUCACIÓN. Habría que preguntarle a nuestras motivaciones iniciales para escoger esta especialidad.
    Así mismo, corremos una difícil situación al intentar justificar únicamente a la EF mediante el fomento de estilos de vida más activos. ¿Le preguntamos a la Gimnasia del siglo XIX?. Bueno y eso de que la EF mejora la calidad de vida… Ya nos gustaría afirmarlo así de rotundo. Existen tantos factores que a la EF diaria se les escapa en su tratamiento, o simplemente no podemos llegar desde la individualidad en la que vivimos y transmitimos.

    Sobre este tema, os recomiendo el nº 23 de la Revista Tándem de la editorial Graó, especialmente el artículo “Replantearse el presente de la educación física como estrategia de mejora: apuntes para un gran debate sobre el futuro” de Lucio Martínez, Nicolás Bores y Alfonso García.

  2. Cuanto fustrado y envidioso hay, y Sí reafirmo que TODOS LOS DOCENTES SON IMPORTANTES y me encuentro entre varias especialidades y una de ellas es de ADE además de EF, y Sí somos muy diferentes al resto ni peores, ni mejores, pero me enorgullece el tipo de vida de los de EDU. Física y deportes.

    Envidiosos y energúmenos hay por todos lados y especialidades.

  3. Criticar a las personas y no a las ideas es una forma de convertir el diálogo en una batalla, tal vez, con la intención de imponer los propios criterios. A esto le llama Collins (1970; citado en Velázquez, 2010) “conflicto destructivo”.

  4. Me llamo Juan Carlos Muñoz Díaz, y yo soy el promotor de la iniciativa “Yo soy de Educación Física” publicada tanto en mi web personal como en el blog el patio de mi cole es particular.

    En primer lugar siento que no hayas sabido interpretar el contexto de este post, ya veo que has descuartizado el artículo y lo has interpretado a tu manera.

    No se trata de que no compartas mis opiniones ni de que aportes una visión diferente, como leo en un comentario anterior, sino que realmente no tiene nada que ver tus comentarios con lo que se dice en ese post.

    Orgullo si, estoy orgulloso de mi trabajo, ¿acaso tú no…?

    Orgulloso como supongo que lo estarán los buenos maestros de matemáticas, los buenos albañiles, los buenos abogados, los buenos agricultores, los buenos médicos, todos aquellos que a los que les gusta lo que hacen, pero es que yo soy maestro de Educación Física y hablo de lo mío. Eso no significa que seamos un colectivo selectivo y elitista ni ocupemos ningún tipo de status. El único status que ocupamos es el que nos damos nosotros mismos y el que nos dan nuestros alumnos cuando realizamos bien nuestro trabajo, no veo a nadie que nos mire por debajo del hombro.

    Sólo traslado mi orgullo a todos aquellos que sienten lo mismo que yo. Porque somos un colectivo al que no le sobran las palmaditas en la espalda ni tampoco los reconocimientos. Y precisamente un maestro como yo, que no le da vergüenza de lo que es y lo que hace, quiere compartir ese orgullo con los que comparten mi profesión. Ese es el sentido del post, no otro.

    Victimismo, ninguno, en mi trabajo no soy ninguna víctima, porque el que es víctima de su trabajo es porque o bien no le gusta o por que no sabe cumplir con su cometido. Yo no padezco mi trabajo, al contrario disfruto de él, porque ya te he dicho que me gusta lo que hago.

    En cuanto a mirarse al ombligo, sólo lo hago para quitarme la pelusilla, quizás tú te lo mires más a menudo. Y si, soy un “héroe”, para mis alumnos, para los que lo tengo que ser, no soy espejo de nadie ni pretendo serlo. Sólo aporto mi opinión para el debate y seguro que estoy equivocado la mayoría de las veces, pero desde luego procuro no malinterpretar a los demás y trato de leer despacio para enterarme de lo que leo. Aunque a veces leo y no comprendo, porque lo de que “la incomprensión ya pasó”, me parece que aquí te has creído tú el ombligo del mundo, y ves la realidad desde tu punto de vista, ya veo que desconoces las múltiples realidades que padecen nuestros colegas de la EF.

    Lamentos, sólo me he limitado a describir una realidad, los que se lamentan generalmente se quedan en eso sólo, en el lamento.

    Si señor paso frío y calor, porque soy de los que salen al patio en esas condiciones, también sé que hay otros más cómodos que se quedan en clase haciendo cuadernillos o explicando durante un trimestre qué es la condición física o analizando los veinte mil tipos de ejercicios que existen para el calentamiento.

    Finalmente, leyendo tu propuesta de mejora, como esperes que la universidad, las asociaciones profesionales (de licenciados supongo porque los maestros debemos contar poco), y sólo te ha faltado decir los sindicatos sean los que reivindiquen nuestra función, quédate esperando.

    La reivindicación empieza por realizar nuestro trabajo lo mejor posible, mejor que el resto de nuestros colegas de otras especialidades, porque desgraciadamente aún tenemos que justificar nuestra labor ante la sociedad, comparto contigo que formándonos, con buenas prácticas, no sólo con teorías que no nos conducen a nada.

    Yo soy de Educación Física y trabajador, y no dudes que trabajo como el que más, creo que las actividades extras que he emprendido dan buena fe de ello: web personal, blog, revista de EF… Mis alumnos, sus padres y mis compañeros también pueden dar fe de ello, sólo tienes que llamar al CEIP Virgen de las Nieves de Pegalajar (Jaén) y preguntar, no sé si tú puedes decir lo mismo.

    Como te decía, no me molesta la crítica o la disparidad de criterios, lo que me molesta es cuando se malinterpretan las cosas o se tergiversan. La diferencia entre un post y otro es que unos tratamos de sumar mientras otros parecen que tratan de restar…

    • Estoy con Juan Carlos Muñoz. Cuando leí el famoso texto, no me sentí una víctima, ni me lamenté, ni nada parecido. Al contrario, el texto me ánimo, me ilusionó y me motivo a seguir trabajando con todas mis fuerzas.
      Yo también me siento orgulloso de mi trabajo como maestro de EF, y el que no se sienta orgulloso, que se siente a pensar, porque algo falla…
      De todas formas, quiero pensar que la mal interpretación del texto, debe ser simplemente eso, una mal interpretación del mismo, ya que espero,quizá ingenuamente, que no existan maestros que pretendan restar esfuerzos, ya que se tirarían piedras contra su propio tejado.
      ¡Yo también soy de EF! ¡Todos a una!
      Un saludo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s