Premios Príncipe de Asturias de los Deportes

Este año ha sido Rafael Nadal el ganador del Premio Príncipe de Asturias de los Deportes. Es, sin duda, un gran deportista y ha demostrado ser el mejor tenista actualmente. Desde ese punto de vista el galardón está merecido y desde este blog se le felicita por todo lo conseguido hasta ahora.

Los Premios de Los Deportes que entrega la Fundación Príncipe de Asturias, son los únicos que se entregan de este tipo; no existe un “Premio Nobel de los Deportes” ni nada semejante, en cambio para otras disciplinas, si que hay otros premios y reconocimientos análogos; se podrían poner los ejemplos de los Premios Príncipe de la Concordia y el Premio Nobel de la Paz, y lo mismo ocurre en el campo de las ciencias o de las artes.

Este carácter único hace que los Premios Príncipe de Asturias de los Deportes, asuman una responsabilidad de la que no pueden escapar; son el referente de la imagen del Deporte en la sociedad, y el reconocimiento que se da a través de ellos. Gran parte de la juventud deportista se mira en los premiados y el conjunto de los galardonados a lo largo de los años, va describiendo la evolución y la realidad del deporte en la sociedad.

Sin embargo, estos Premios fracasan si se refiere a la representatividad por sexo. De las 22 ediciones se ha entregado el Premio a cuatro mujeres. Aquí se puede consultar la lista que proporciona la Fundación Principe de Asturias. Y, al comportarse de esta manera tan injusta, la fundación repite el comportamiento tantas veces repetido de ocultar los logros de las mujeres, en el campo de los deportes en este caso.

tanta parece la voluntad de la Fundación en ocultar la prsencia de las mujeres en el campo de los deportes, que se ha llegado a dar el Premio a grandes campeones que solo han tenido una efímera repercusión nacional o incluso se ha dado el Premio en dos ediciones consecutivas a un deporte tan minoritario como la Fórmula Uno ( no llegan a treinta personas en todo el mundo las que participan en este deporte, y todos son  hombres). En fin es inexplicable el criterio de la Fundación a la hora de adjudicar este Premio,  o, por mejor decirlo, es inaceptable, explicable si que es, aunque ni el jurado, ni los promotores, quieran verse retratados en esta foto que les transporta al siglo XIX del deporte moderno, cuando Coubertin negaba el derecho de las mujeres a practicar deporte.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s