No hace muchos días…

No hace muchos días, salí con mi hijo pequeño, de 14 años, a hacer unas compras; al bajar unas escaleras, el crío me dice: Espera papá, que no puedo andar bien. La razón era que el profe de gimnasia le había mandado andar en cuclillas tres vueltas porque “corrían despacio en el calentamiento”. A los dos días me presento a hablar en el IES, la jefa de departamento es antigua compañera, le explico lo sucedido y me promete que hablará con el profe de mi hijo. Me pregunto que es lo que hicieron el resto de padres o madres de los otros 18 alumnos, compañeros y compañeras de mi chico. La respuesta es fácil: NADA. Pero esto no es “gratis”; estas actitudes pasan factura y, aunque profes como este queden impunes para 18 familias y frente a 18 pequeños ciudadanos, estos chicos y chicas han sido vacunados contra la actividad física y el deporte como mínimo, para una temporada o, a lo peor para más tiempo.Anteayer, mi hijo me dio una lección de las reglas de los deportes autóctonos (ojo, ¡no decir tradicionales que equivale a suspenso!) porque tenía un examen al día siguiente. Se lo sabía de memoria; cuando le pregunté por el resultado de tal examen, me dijo que había dejado sin responder una pregunta que le pedía el nombre del bolo pequeño de una modalidad de bolos determinada.Otra dosis de esta vacuna. En otra ocasión el profe tuvo la “iniciativa” de fomentar la práctica del deporte y “tenía en cuenta” a quién iba en bici al IES. Mi hijo vive enfrente de su centro educativo, a 30 metros. ¿quieren creer que el chaval quería sacar la bici para no suspender?. Afortunadamente, al profe se le pasó la fiebre de la bicicleta al poco tiempo; tiempo suficiente, sin embargo para cosechar algún negativo determinante para la nota de la evaluación.El chico lleva dos evaluaciones suspensas. Paradójicamente, el chaval es un experimentado surfero, skater y patinador. El se extraña y dice que el profe le tiene manía. Me comenta un compañero de profesión que su hija, estudiante de secundaria, se ha roto su mano dominante y, aún así ha tenido que hacer un examen de frisbi con la otra mano “por que sino no, no se podía hacer la media”. Gente así existe en nuestras aulas y son compañeros y compañeras nuestras. Sin golpearnos mucho, seguro que cada uno de los leemos esto hemos cometido y cometemos errores. Aún sin ser cuestiones tan graves o tan de bulto como las descritas, algo pasa con quienes damos la asignatura. Es realmente indignante comprobar cómo se pierde la perspectiva en nuestra área de la misma forma que en otras materias vemos que ocurre. La preocupación máxima de los docentes del área es la de “dotar a la materia de entidad”, y consecuentemente, parece que la manera de “dignificar” la materia es dotarla de un corpus tanto de contenidos como de procedimientos de evaluación. Eso es razonable, pero ¿ es realmente importante el nombre de un bolo pequeño de una modalidad de bolos? ¿es necesario hacer pasar por la humillación de hacer un examen ¡ de frisbi! Con la mano mala para tener una nota? ¿es necesario llevar a unos límites de angustia al alumnado tales que quieran hacer los treinta metros que separan el hogar del IES en bici, sólo con el objetivo de no suspender? ¿Dónde se nos ha quedado el sentido común? ¿en que tramo del camino lo hemos perdido?. Existe un evidente abismo entre lo que los adolescentes quieren y lo que nosotros les damos y, pienso que en nuestra mano está cambiar la tendencia o seguir en la línea que parece ser la imperante. Simplemente, nadie va a hacer algo que no le gusta hacer, y menos aún lo repetirá fuera de su centro de estudio. Pienso que es absolutamente necesario hacer una profunda revisión de lo que se imparte en clase y renovar contenidos. ¿qué queremos que sean nuestros alumnos y alumnas?¿qué les impacta y cómo? ¿qué necesitan? Yo estoy seguro de que si conseguimos dejarles gratamente impresionados – o si se quiere decir de otra manera, dejar huella- con lo que se haga en clase, el día de mañana ellos y ellas serán capaces de mantener la salud e incluir la actividad física en su vida, por lo tanto, este es el sentido en el que hay que trabajar para acercar a nuestro alumnado a “lo realmente  interesante” a través de lo que les interesa a los 12…16 años. Esta idea, que ya la he expresado en otras ocasiones y me ha sido recriminada por ciertos compañeros o por lo menos, mirada con recelo aduciendo que este interés era tanto como confraternizar con el alumnado. Quiero decir que no es confraternizar escucharlos e intentar ajustar la oferta a lo que ellos quieren hacer; tampoco es eso “ir de enrollado” y buscar el “amigueteo” fácil. Hay que pensar sobre que es lo que damos en los centros. El nuestro es un público cautivo y sólo lo tenemos en clase porque tienen que estar ahí obligatoriamente. Ojalá que no veamos si los desarrollos de futuras legislaciones llegan a hacer optativa la materia; me temo que entonces, más de uno se llevaría una sorpresa desagradable. El mito de “vienen encantados/as a gimnasia” no es cierto. Por otra parte, es necesario plantearse la cuestión de ¿en qué sentido queremos educar?. ¿qué tal si enseñamos a tener unas buenas relaciones personales? ¿qué hay de la educación sentimental? ¿qué tal si empleamos metodologías cooperativas en lugar de primar las competitivas?, ¿seguiremos deportivizando la ef? Estamos viendo, cada vez más, que las decisiones que afectan a cuestiones personales, se toman a edades más tempranas. ¿hay algo más personal que la propia educación que se reciba?.La escuela, la educación secundaria en concreto, se ha quedado atrás en esta demanda y esta realidad social. Esta evidencia se ha de reflejar en temas relativos al diseño de los contenidos y a la evaluación y sus procedimientos. ¿Dónde queda la autoevaluación?, ¿en que momento del proceso educativo se pierde el alumnado?. Ojo, no estoy diciendo que el alumnado decida lo que hay que hacer en clase, pero es cierto que ellos son los que tienen que ser tomados en cuenta, pues, de todas las formas y nos pongamos como nos pongamos, ellos, los adolescentes de nuestros centros van a tomar sus decisiones. No podemos pasar por ellos con nuestro programa sobre sus vidas como si este hecho no tuviera la menor importancia. Para ellos y ellas si la tiene y mucho. Pero ¿qué van buscando a nuestra clase?. Creo que el rendimiento, las pruebas, los test, la teoría y, en general, los métodos analíticos no son el camino más acertado, sobre todo si se manejan con exclusividad. Sólo hace falta observar un poco para ver que el alumnado quiere resolver sus conflictos, quiere jugar y quiere pasarlo bien. Nuestro deber es enseñarlos, en definitiva a ser ciudadanos, y, sinceramente, no estoy muy seguro de cuanto de esa labor se consiga valorando  exámenes de entradas a canasta o de paso de vallas, por ejemplo. (otra cosa es la necesidad de hacerlos y por qué) Respuestas a preguntas formuladas mil veces como son: ¿qué te parece la EF?.; dime lo mejor y lo peor de la materia o que pondrías y que quitarías de la clase de EF son altamente significativas: es cierto que hay una aceptación de muchas actividades, pero hay un casi unánime rechazo a otras de las actividades planteadas (teoría, rendimiento, repetición de actividades, competición con claros sesgos desequilibradores…). ¿leeremos lo que preguntamos a nuestros alumnos o no? ¿lo tenemos en cuenta o seguimos con nuestras programaciones?. Esta cuestión, que es al final el principal argumento de nuestra labor – la filiación de los individuos a estilos de vida saludables a través de la inclusión de la actividad física en sus vidas- está en la línea de flotación de nuestra actividad, pero tengo la impresión de que este colectivo está protegido de cualquier crítica con el doble casco de mirar para sí y no para lo que tiene enfrente. Poco a poco vamos consiguiendo que nuestra área se parezca a las demás (¿ no era eso lo que queríamos, a fin de cuentas?). He visto a profes de otras materias dejar pendiente a alumnos de 4 de ESO con un 4,3 en su área o porque les faltaba un trabajo por entregar de la segunda evaluación. Rigidez en definitiva. Pues bien, ya somos como los demás. Si no se quiere mirar, que no se mire; la justificación de que tampoco nadie mira, que las cosas son así o que la vida es una jungla y hay que estar preparado/a, siempre estarán a mano. Ya hemos “dignificado” la asignatura; hemos conseguido que la mayor parte de los chicos y chicas de este país diga educación física en lugar de gimnasia; hemos decidido que el nivel de contenidos que se le pueden pedir a un alumno de 4º de ESO sea equivalente, prácticamente al de entrenador elemental de cualquiera de los deportes que se imparten ¿y qué si el alumnado acaba sin adquirir un valor añadido que mejore su calidad de vida? ¿y qué si la ef no les aporta nada significativo? (¿no se trataba de aprendizajes significativos?). No es que los profesionales estemos realizando mal su labor, seguro que todo lo que se transmite tiene un valor para NOSOTROS, pero ¿lo hacemos llegar? ¿qué significado tiene para nuestro alumnado?. Yo creo que los tiros van más por ¿qué se deja de hacer en clase?. Hemos de preguntarnos si nos interesamos por lo que al alumnado le interesa, pues de otra forma mal nos irá. Hay que dar razones que les lleven a ser activos y activas. El movimiento no es algo que se pueda guardar para el día de mañana, todo lo motriz vivenciado, permanece, todo lo que se enseña, permanece, ya sean unas vueltas en cuclillas o un buen rato jugando con el resto de clase. Hay que enseñar hoy con la intención puesta en el mañana, y tened por seguro que gran parte de lo que permanezca en nuestro alumnado dentro de unos años, tendrá que ver con lo que hoy viven en nuestras clases. Nuestra es por tanto la responsabilidad de que vivan hoy una u otra cosa. 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s